¡No aguantes más!

Hace días estuve extremadamente ocupada. Diarimente salía de la casa sin organizar mi cuarto y al final de la semana el desorden era tan grande, que no encontraba nada y mientras buscaba mis lentes, histéricamente exclamé: ¡No aguanto más!, ¿cómo he permitido que mi recámara se convierta en un desastre? Este incidente me hizo recordar a una amiga, quien se preguntó lo mismo, solo que ella se refería a su esposo y yo a mi cuarto. Un día me dijo: … Sigue leyendo ¡No aguantes más!