BUSCA LOS SHOWS DE MARÍA MARÍN EN SU FACEBOOK
 

Martes, 28 de agosto de 2012

Cuando pidas con fe ciega, sólo tienes que hacerlo una vez.  Si todos lo días estás ruega, ruega y ruega, significa que tienes dudas de que se cumplan tus deseos. Después de hacer tu petición, la próxima vez que te dirijas a ese ser divino, lo que harás es dar gracias porque tu pedido ya está en camino. Diariamente di en voz alta: “¡Gracias porque estoy en proceso de recibir lo que pedí!”.  Una vez expongas tu pedido, tarde o temprano se te concederá.
Más artículos
¡Sé tu propio jefe!